Esta foto es mía y la he escogido porque ilustra perfectamente el tema del que quiero hablar.

Puedo deciros que es la foto personal más antigua que poseo aunque hace poco me llego a mi vida en unas circunstancias un tanto especiales y que explicarlas nos llevaría a desviarnos del tema.

Como podéis ver en la foto de blanco y negro, aparece un niño de dos años que en la actualidad es un adulto de 53 años.

Ha llovido muchísimo desde esa foto y puedo deciros que en mi vida pasada he tenido de todo como todo el mundo.

Cuando haces balance a partir de esa foto de la que no tengo recuerdo del momento por mi temprana edad, hasta la situación presente, te das cuenta de todo el camino andado.

Evidentemente ha sido un tránsito feliz porque puedo contarlo y ya de por si eso es un motivo de celebración.

 

DETENGAMONOS UN MOMENTO

Aquí todos podríamos hacer balance de nuestro pasado y se nos abrirían dos vías muy interesantes.

1.- Seguir con el mismo discurso y no cambiar nada de lo que hemos venido experimentando hasta ahora para enquistarnos en los mismos errores una y otra vez.

2.- Aprender de lo vivido y hacer algo diferente aunque solo sea un pequeño cambio de vez en cuando.

Particularmente me interesa este segundo punto y aquí cualquier estrategia que utilicemos es plenamente valida y puede darnos un montón de satisfacciones.

En mi caso asomarte al mundo del REIKI fue sin duda andar por EL CAMINO DE LA FELICIDAD de una manera diferente.

Aquí por si las moscas voy a soltar un aviso para navegantes y deciros que el REIKI no es la panacea que resuelve todos los problemas, ni el elixir milagroso que lo cura todo.

A pesar de todo si puedo deciros que es un buen aliado para ser más feliz si uno está dispuesto a “CURRARSELO DIA A DIA”.

Esta es sin duda la receta mágica para ser más feliz y la que olvida la mayor parte de los mortales. LA FELICIDAD es como una pequeña planta que necesita unos cuidados diarios para que no se marchite ni se muere. Según lo que hagas así te responderá el vegetal.

Puede que haya días que te pases por exceso o defecto en el agua de riego. A veces te olvidaras de quitarla del sol abrasador o de una sombra demasiado espesa. Es posible que también la expongas a una corriente de aire, a una falta de oxígeno o a cualquier otra circunstancia.

Todas estas acciones tendrán repercusión en la salud de esta planta y si no se producen las condiciones óptimas acabara por marchitarse y morirse.

Con la felicidad al igual que las relaciones de pareja, ocurre exactamente lo mismo. Tienes que vigilar día a día lo que haces porque es importante. Piensa que lo sembrado hoy será lo que recojas a partir de mañana.

Ten en cuenta que los cambios son muy sutiles y a veces inapreciables en el espacio de dos días consecutivos. Sim embargo al ampliar el análisis a una semana, un mes, un trimestre o un año… entonces sí que habrá diferencias a tener en cuenta.

Yo personalmente he elegido la práctica del REIKI y no me arrepiento del camino elegido para andar. De ti depende seguir mis pasos, si te apetece, o de transitar por otro camino. La FELICIDAD puedes encontrarla en cada curva o en cualquier parada que escojas de tu particular vía de tránsito.

Anda por donde quieras y a tu ritmo, pero no te quedes mucho tiempo parado porque la FELICIDAD se mueve con pies ligeros y de ti depende agarrarla de la mano cuando pase cerca de ti.

Y como no puedes venir a contarme tu experiencia siempre que te apetezca ya que si una es feliz le gusta compartirlo y pregonarlo a los cuatro vientos.