Buscando por internet he encontrado esta definición de Marketing. “Concepto inglés, traducido al castellano como mercadeo o mercadotecnia. Se trata de la disciplina dedicada al análisis del comportamiento de los mercados y de los consumidores. El marketing analiza la gestión comercial de las empresas con el objetivo de captar, retener y fidelizar a los clientes a través de la satisfacción de sus necesidades. community-64196_960_720

   A primera vista no parece que haya ninguna relación entre Reiki y Marketing, pero si nos paramos a pensar y damos un vistazo a nuestro alrededor casi podríamos decir que forman un matrimonio de conveniencia y no siempre bien avenido.

   Existen sin lugar a dudas personas que se acercan al Reiki con la intención de encontrar en su estudio, una forma rápida de acceder a un trabajo autónomo. Igualmente hay maestros de Reiki expertos en satisfacer esta necesidad y ofertan cursos con diferente grado de especialización.

   Aquí nace el Marketing relacionado con el Reiki y la unión entre alumno y maestro.

   Podríamos hablar largo y tendido sobre si el Marketing corrompe al Reiki. Este es sin lugar a dudas un debate muy interesante ya que la frontera entre el negocio empresarial y la ética del Reiki es bastante estrecha y resbaladiza.

   Personalmente no estoy en contra de que tanto los terapeutas y los maestros de Reiki quieran ganar dinero con esta actividad. Sin ir más lejos, el poner en marcha esta página web no deja de ser una plataforma personal para exponer mis ideas y buscar cierto grado de notoriedad. No obstante, la propia ética del Reiki impide el desarrollo de determinados usos empresariales.

   A mi entender la práctica de Reiki presupone un cierto grado de anarquía, soledad e ir a contracorriente de los cánones sociales más o menos establecidos. El altruismo es un factor añadido que puede provocar muchos quebraderos de cabeza. piggy-bank-1189875_960_720

   La búsqueda del cliente o alumno no es fácil y la tentación de conservarlo es muy tentadora. Tampoco ayuda el gasto que puede suponer abrir un local lo suficiente agradable y confortable para ejercer nuestra actividad con ciertas garantías.

   Sin lugar a dudas es necesario invertir tiempo y dinero. En este punto se abre la posibilidad del beneficio económico y puede ser relativamente fácil caer en las redes del negocio dedicándose con afán excesivo al propio trabajo. Sin quererlo se puede romper el frágil equilibrio entre la ética de evolución personal intrínseca al Reiki con la gestión de una empresa.

   Nada más quisiera añadir una pregunta que dejo al aire como quien arroja un guante en un duelo de honor:

   ¿Todo vale para ganar dinero?